fbpx

Por qué debes medir la rentabilidad de tu clínica

Cuando tienes un rol de relevancia en una clínica, el término ROI forma parte de tu vocabulario habitual. Saber el retorno que consigues con tus inversiones y las tasas de lucro es crucial para el buen desempeño y el crecimiento de tu clínica como empresa. Si no es así, te contamos hoy por qué debes medirlo y cómo hacerlo en tu clínica dental. 

Si eres odontólogo y tienes tu propia clínica dental, sabrás bien que no todo es poner en práctica tu trabajo como profesional de la salud bucodental. Como empresa, la clínica dental, independientemente de su tamaño, tiene una serie de áreas que hay que cubrir con la mejor gestión posible: recursos humanos, administración, finanzas…

¿Has tenido alguna vez la sensación de que no llegas a todo? ¿Sientes inseguridad a la hora de implementar estrategias? Es normal. Gestionar todas las áreas de una clínica dental no es tarea fácil.

Según el creador de la metodología del ROI que tratamos hoy, Jack Phillips, “implementar esta metodología implica habilidades que no siempre las personas involucradas tienen”. Desde el Instituto IDEO, queremos ponértelo un poquito más fácil y te mostramos a continuación cómo calcular este valor y por qué es crucial para la supervivencia y crecimiento de tu clínica.

¿Qué es y para qué sirve el ROI?

Empecemos por el principio, aclarando el término. El retorno de la inversión, también denominado ROI por sus siglas en inglés, Return On Investment, mide las ganancias o pérdidas generadas tras una inversión.

Donald Kirkpatrick fue la primera persona en sistematizar una metodología de medición en los años 50. Esta consistía en cuatro niveles de medición: nivel de la reacción (entendida como actitud), nivel de aprendizaje, nivel de cambios conductuales y el nivel de resultados obtenidos.

Más adelante, Jack Phillips agregó un quinto nivel de medición, que supuso la “guinda” a esta fórmula: el Retorno de la Inversión (ROI). Este nivel permitiría saber con precisión la medición del éxito a nivel monetario.

“Las organizaciones necesitan un proceso estructurado y sistematizado que permita y viabilice la evaluación del proceso de gerenciamiento de proyectos y los respectivos resultados del negocio, y que funcione no sólo como una herramienta de medición, sino principalmente como una herramienta de mejora continua” Jack Phillips

Una vez que sabemos de dónde surge… ¿para qué se utiliza? El ROI, que se expresa normalmente como porcentaje, es muy útil para la toma de decisiones financieras, para comparar el rendimiento de distintas inversiones, conocer la rentabilidad de la clínica, etc.

Así, los socios de la clínica pueden tomar decisiones a medio y largo plazo sobre la estrategia y sus inversiones, con el fin de realizar modificaciones para mejorar el rendimiento de las mismas. Por ejemplo, dar respuesta a preguntas como, ¿ampliamos la inversión?, ¿paramos la campaña?, ¿es rentable este servicio?, ¿las campañas de marketing están teniendo resultados?.

En resumen, el ROI mide si has obtenido ganancias o pérdidas en una inversión, que aplica desde temas de marketing a los recursos humanos.

¿Cómo se mide el ROI?

La gran noticia es que no hace falta hacer grandes fórmulas matemáticas ni financieras. El retorno de la inversión se calcula de forma muy fácil, dividiendo el lucro de la empresa por el valor de la inversión inicial. El resultado será el porcentaje de retorno.

Cómo medir el ROI

Un ejemplo muy sencillo: Imagina que tienes un curso online para pacientes donde ofreces técnicas para mantener una higiene bucal saludable. Entre la producción del curso y su promoción has gastado 2000€. Si pones tu curso a la venta por 30€y se inscriben 150 personas, obtienes 4.500€.

 

[(4500 – 2000) / 2000 ] x100 = 125%

 

Si, es muy fácil esta fórmula. Y al ver el 125%, la primera reacción es ponerte muy contento. Pero, ¿vamos a hacer otros lanzamientos en el año? Si es así, quizá tengamos que invertir más dinero en publicidad. ¿Y si la demanda del servicio cae?

Pues si, la cosa se complica si nos eres un experto en materias financieras. Para empezar, los números no suelen ser tan sencillos como en el ejemplo. Además, necesitamos información precisa sobre las inversiones activas, las previsiones de crecimiento de los ingresos y la tasa de retorno. Conocer bien gastos fijos y variables, etc. También puede resultar complejo sacar conclusiones de peso sobre si esa inversión es rentable en el medio plazo.

Nuestra sugerencia: cuenta con un profesional que planifique con antelación tus inversiones y analice los resultados para saber si estás consiguiendo en tu clínica dental los resultados que esperabas.

Por qué debes medir el ROI

Aunque a lo largo del artículo ya hemos ido comentando alguno de los beneficios, el ROI es una de las métricas que puedes utilizar para conocer la salud de tu marca, tu nivel financiero, etc.

Con el análisis del retorno de la inversión, podrás conocer:

  • Las principales fuentes de ingresos de tu negocio
  • Mejores estrategias de marketing
  • Canales de comunicación eficaces para promocionar los servicios de tu clínica
  • Qué inversiones te convierten los leads (oportunidades de pacientes) en ventas.

Por otro lado, te permitirá tomar decisiones para:

  • Elaborar estrategias que van a mejorar tus ventas
  • Asegurar la sostenibilidad de tu clínica
  • Atraer nuevos inversores

Por ejemplo, si tu clínica dental tiene una web (ya te avanzamos que es muy necesario) y haces campañas para aumentar el tráfico, es importante conocer el ROI de la conversión de estas visitas en leads, ¿cuántas se inscriben a tu newsletter o conciertan una cita?

Aunque ya trataremos más adelante temas marketinianos, esto no significa que no debas trabajar en el aumento del tráfico a tu web e incrementar tus seguidores en redes sociales. Todo cuenta para mejorar el valor y el conocimiento de tu marca. Haremos un artículo sobre ello (también puedes escribirnos y preguntarnos cualquier duda 😉 )

Para concluir, queremos dejar claro que además del ROI, existen otras muchas métricas y diversos procedimientos para monitorear la salud financiera de tu clínica dental. Si quieres conocer más de ello y ser capaz de tomar las mejores decisiones para tu empresa, no dudes en escribirnos o, ¿por qué no? anímate y fórmate en Dirección y Gestión de clínicas con nosotros.

Deja un comentario

¿Te llamamos?
¿Te llamamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos a la mayor brevedad posible